Osmosis Inversa

Los equipos de ósmosis inversa permiten obtener de una manera sencilla y simple un agua desalinizada y exenta de contaminación bacteriológica. El proceso se realiza en forma continua y con un adecuado pre-tratamiento solamente precisa un mantenimiento mínimo.

El proceso de osmosis inversa consiste fundamentalmente en una membrana denominada semipermeable que permite el paso del líquido mas no de las sales que lleva disueltas lo que posibilita que a partir de una solución concentrada en sales, aplicando una presión determinada se obtiene el paso de agua de esta solución a otra más diluida, obteniendo así una solución muy diluida a la que llamaremos “permeado” y otra solución muy concentrada que se denomina “rechazo”. Este proceso se utiliza básicamente para la obtención de agua de alta pureza a partir de un agua con una concentración elevada de sales. En algunos casos puede partirse incluso del agua de mar para obtener un agua que desee destinarse a consumo humano.

El agua osmotizada tiene aplicaciones industriales, de riego, en la industria química, farmacéutica, entre otros.

Para información sobre modelos y especificaciones consulte aqui.

ficha